domingo, 6 de mayo de 2012

Alma de Cuzcatlan

Pancho Lara




MADRE MIA

Madre mía te doy mis cantares
porque fuiste mi vida y mi guía;
mi tesoro,  mi
fé, mi alegría,
Madre mía, te canta mi amor.

Tu llenaste de luz mi sendero,
luz bendita que calma mis penas,
iOh! qué dulces me son las cadenas
de tus brazos,  ¡oh Madre de amor ... !

No hay cariño tan santo, tan puro,
sacrificio es tu vida de luz,
se marchita tu vida bendita
por tus hijos: tus frutos de amor.

Y hoy que ansioso yo vengo a cantarte,
madre mía te quiero decir.
que me muero de triste agonía,
cuando miro tu noble sufrir ...


FLOR DE IZOTE

Florecitas blancas
como una canción
que brotó del alma
y del corazón.

Es la flor de izote
prodigio felíz
  del ardiente trópico
  iay! una emperatriz.

Bayonetas verdes
custodian las flores,
hojal esmeralda
del izote aquel ...

donde se enredara
  mi tierna canción,
  que brotó del alma
   iay! y del corazón ...


HIMNO AL MAESTRO

El maestro es el noble, artesano
que nos da fervoroso su luz,
y empujado por un raro arcano
va arrastrando callado, su cruz.

Es el niño la frágil arcilla
que modela cazoso y con fe,
y despierta rumores de día,
con la antorcha feliz del saber.

Bendigamos su númen grandioso
que nos libra de la oscuridad.
y cantemos su amor jubilosos,
para toda la eternidad ...

Seamos firmes en nuestros anhelos
 respondiendo siempre con honor,
y premiemos, sin par sus desvelos
con largueza, ternura y amor.


El nombre de Pancho Lara viene a mí envuelto en una emoción de maquilishuats en flor y mulatos rosados, y me lo imagino rompiendo veredas, "enredando horizontes", porque es imposible pensar en él sin que vengan a la mente los paisajes cuzcatlecos y sobre todo la ¿imagen dulce, nimbada de ritmos y ensueños de "El Carbonero. En cada una de sus canciones, Pancho ha puesto una chispa divina de inquietud. De esa inquietud celeste y plena, que bulle en hervores supremos en el pecho de los predestinados. Porque Pancho Lara es eso: un predestinado. Cuando nació, debió Dios escribir con notas musicales su destino, sobre el pentagrama de los
crepúsculos
y las campiñas.

JORGE A. LAINEZ. Revista Cypactly, 9 de julio de 1939.


"La canción, cuanto más salvaje es s pura; cuanto más pura es más bella". "El arte que busca una escuela y se ciñe a ella esto, deja de ser arte para convertirse en cálculo". "Pancho Lara es uno de los precursores de la insubordinación al método, un creador de ritmos espontáneos y sencillos". "la poesía de sus canciones es fuerte, con la fuerza que sólo puede dar la obra poética, la sinceridad. No busca las palabras con el afán hipócrita y ridícula de los clowns del idioma, Dice las cosas como deben decirse, y no como la retórica forza a veces a decirlas.

ROLANDO VELASQUEZ, Diario de Occidente, 14 de noviembre. 1934.


"Pancho Lara es un compositor de canciones nacionales, el más feliz intérprete cancionero que nos ha nacido: su cancion es fiel, nacida del grato dolor de una soledad interna sin más ambiciones que aquella laudable de atrapar las mariposas lindas del terruño, mostrarlas entre los dedos trémulos de emoción y soltarlas entre la gente niña".
"Hacer canciones al niño triste, al apocado niño de Cuzcatlan, es un milagro que Lara ha hecho sin fama, sin truco, sin querer casi".¿Se sabe esto aquí en la capital? bueno pues que se sepa.Cómo hacemos para que San Salvador, el corazón de Cuzcatlan, oiga a Francisco A. Lara con el oido (no con las orejas), sin prejuicio, creyendo en él siquiera a la manera deportiva? Lara sabe lanzar el disco de su canción y cada día bate su propio record.


SALARRUE, Diario Patria, 10 de abril de 1935.

"Las cualidades de la cancion de Pancho Lara son la ternura, diafanidad y sencillez". "Espíritu fino, corazón ingenuo y modesto, temperamento poético y enamorado del terruño, su canción campesina es la mas cuzcatleca que El Salvador ha tenido hasta nuestros días y sus rondas infantiles son dignas de ser oídas al otro lado de las fronteras".
"Motivos y paisajes se han detenido en las cuerdas de su guitarra, en cuadros simples, llenos de gracia y candor".


CLAUDIA LARS, Revista de Turismo, 1938


No hay comentarios: