domingo, 12 de junio de 2011

Pasión del Tiempo

                                               David Escobar Galindo




"Poeta sin pausa ni receso. Cuánta manifestación, cuánta peripecia, cuánta experiencia vital llega a él como la luz al prisma" Así describió Hugo Lindo el impulso poético de David Escobar Galindo (Santa Ana, 1943), quien surgió a la palestra literaria salvadoreña en 1967. «Pasión del tiempo» reúne seis libros que tienen en común la llamarada dolorosa del país -su país-, andando entre la penumbra y la desgarradura de un tiempo contraído por fiebres y pasiones.

Su trayectoria de poeta se ha visto marcada por su participación en el proceso negociador que culminó con la firma de la paz, en 1992, tras once años de guerra civil. Como ha sido frecuente en las letras salvadoreñas, también en la obra de Escobar Galindo la política ha invadido su universo estético, asumiendo el papel no sólo de testigo sino de partícipe y oficiante de los rituales de la evolución de la paradójica historia de El Salvador.

Entusiasta insobornable, Escobar Galindo, sin embargo, ha sido capaz de excavar en el dramatismo y elevarse hasta la indignación, sin perder un ápice del privilegiado aliento de una indiscutible voz de poeta.

El Soñador Descalzo

Soñé que era feliz. ¿Quién no ha soñado
con ese golpe audaz de meteoro
que en el alma hace arder su punto de oro,
fiera luz de un milagro indescifrado?
o soñé que lo era, derramado
-- miel secreta manando cada poro --
sobre otra playa del vivir que añoro,
con añoranza del dulzor volcado.
Soñé..., pero soñar no es suficiente;
es preciso morder la luz que miente,
y tragar su ignominia fervorosa.
Para que de la sangre en el torrente
-- igual que en el pantano de la mente --
perdure el eco de la herida rosa.

Fuente: Escobar Galindo, D. (1998). Pasión del Tiempo. (2ª. Ed.). San Salvador:   
                     Dirección de Publicaciones e Impresos.

No hay comentarios: