viernes, 20 de mayo de 2011

El Jetón

                            Portada de libro 4a Ed. Dirección de Publicaciones, 1977

Arturo Ambrogi nos presenta en esta obra una visión personal del ambiente rural de EI Salvador. Con prosa lúcida, detallista, fulgurante, tremenda, penetra en las costumbres y en la realidad del trabajador agrario, envuelto en una atmósfera de superstición, indigencia, mito y fantasía.
Los relatos adquieren categoría estética por la desnuda descripción de situaciones y personajes, típicos de un momento de la vida nacional. Más que la argumentación, trama-nudo-desenlace, el autor pinta con minuciosa precisión el paisaje, la naturaleza bruta que le rodea. Lo mágico del trópico y lo bárbaro de la sociedad semi feudal se confunden, se entrelazan, se mezclan en una serie de estampas y aguafuertes de donde surgen los clásicos gamonales de principio de siglo y los inconfundibles peones, humillados y ofendidos, enmarcado todo en un realismo que no llega a los extremos de un Zolá.
Ambrogi ve las cosas desde su perspectiva de clase y, por tanto, en muchos de sus cuentos el campesino aparece como un ser perezoso, indolente, borracho, y hasta perverso. Pero tales calificativos, anotados al margen de lo que "acontece", no ocultan a la naturaleza y a sus elementos telúricos, adversos al pie descalzo y a la mano endurecida por la tarea cotidiana de sembrar, recolectar frutos, apacentar el ganado, triturar caña y pescar bajo las formas más primitivas, ni pueden diluir la presencia del abogado que, con el título en la mano, despoja de la tierra al campesino. El terrateniente no se salva de ser "letrado", tal cual es, en una dimensión que refleja las condiciones sociales y económicas del país. Recoge la imagen del patrón, el amo, y el campista obediente, explotado. Ser "indio" todavía es un delito social. El hacendado está siempre "arriba", blanco protegido por el sistema.
El Jetón es la obra ambrogiana más completa. y madura.
Las piezas narrativas están buriladas, cinceladas, trabajadas con serenidad, y hasta podría decirse que "recreadas" del propio repertorio del autor. La reiteración no es aquí pobreza, sino profundidad temática, ahondamiento en la psicología de hombres de carne y hueso a los que Ambrogi, probablemente, conoció en su infancia o en su adolescencia. Solamente quien haya vivido en las haciendas puede describir certeramente los oficios y trabajos agrarios, en una secuencia fílmica que va de lo minucioso al primer plano o a la inversa, captando éste o aquel rostro, éste o aquel recodo en la polvareda del camino. La angustia rural ante los elementos, la lluvia torrencial, la sequía, el hambre, no es angustia metafísica, es angustia real, viva, hiriente en el rostro y en el alma. La soledad de los breñales es apenas alumbrada por un candil, por un fósforo impreciso. El patrono no ve ni oye. Está en la ciudad. Y si llega al campo es para hacer sentir su autoridad, su poder, su "derecho" de pernada, su calidad dominadora sobre la peonada en silencio·

                                                                         Arturo Ambrogi

Arturo Ambrogi nació el 19 de octubre de 1875 en San Salvador, y murió en la misma ciudad el 9 de noviembre de 1936. Sus padres fueron el Gral. Constantino Ambrogi y doña Lucrecia Acosta. Su obra ha sido calificada de costumbrista, cuando no de "modernista" y hasta impresionista por su lenguaje apretado, colorista, lleno de luces y sombras. Su descripción penetra, con agudeza, en la intrincada zona semi urbana, donde las "sacaderas", las jugaderas y los rezos ponen un aire picaresco a un pasado ya casi inexistente. A nosotros nos parece que deviene hacia un naturalismo ambiental, cuando no a un realismo que puede servir de antecedente en el desarrollo de la narrativa popular latinoamericana. Entre sus libros más destacados se encuentran:
Cuentos y Fantasías (1895)
Manchas, Máscaras y Sensaciones (1901)
El Tiempo que pasa (1913)
Muestrario (1955)
Marginales de la Vida (1912)
Sensaciones del Japón y de la China (1915)
 Crónicas Marchitas (1916)
El libro del Trópico (1907)
El Jetón y otros cuentos (1936).

                                          Portada de libro 5a. Ed. UCA Editores, 1993

Ítalo López Vallecillos
San Salvador, marzo de 1976.


Fuente: Ambrogi, Arturo. (1993). El Jetón y otros cuentos. (5a. Ed.). San Salvador: UCA Editores

No hay comentarios: